• Pasaporte Viajero

El Castillo que Inspiro a Walt Disney



En la región del sur de Baviera, en Alemania, se encuentra un lugar mágico, rodeado de montañas, lagos y UN CASTILLO. Pero este no es cualquier castillo, es el que se inspiro a Walt Disney para crear el castillo de la Bella Durmiente. Después de visitarlo no es difícil entender como en las películas vemos esos lugares de ensueño, rodeados de paisajes hermosos ¡ES UN LUGAR MÁGICO!


Neuschwanstein está situado a poco más de 100 kilómetros de Múnich y el hombre que ordenó su construcción en 1869, el rey Luis II de Baviera, escogió este lugar por su carácter solitario.


Desde Múnich sale un tren a la pequeña ciudad de Füssen. Después, hay que tomar un autobús que serpentea un buen rato por los Alpes. Todo este camino es hermoso y vale totalmente la pena sentarse en ventanilla y disfrutarlo.


El último tramo, para llegar hasta la entrada del castillo hay 2 maneras: o tomar una caminata como de 30 - 40 minutos de subida 😅 (como nosotras escogimos en la foto) o bien en unos carruajes tirados por caballo que te llevan hasta la cima de la montaña, tal cual como de cuento de hadas.


Para entrar al castillo hay que adquirir las entradas con tiempo, ya que solamente recibe un numero limitado de visitas por día las cuales normalmente se agotan por lo que es siempre recomendable comprarlas con anticipación directo en el sitio oficial. Hay que seleccionar el día y la hora y contemplar que a la hora indicada deberán de estar ya en la puerta del castillo, para que tomen su tiempo en la subida 😅

https://www.neuschwanstein.de/spanisch/visitante/index.htm


Subir caminando tiene sus muchas ventajas, hay muchos puntos diferentes desde donde se puede admirar el castillo y sus impresionantes vistas.


Uno de los mejores lugares para observarlo es el Puente Maria (Marienbrücke) desde donde se tienen vistas increíbles para ver el castillo y sus enormes acantilados que lo rodean; ademas de que el paisaje y las vistas son algo fuera de lugar.


Construido como un mundo imaginario y poético en el que podía refugiarse y soñar, el castillo cuenta con pinturas inspiradas en las óperas de Richard Wagner, a quien el rey admiraba hasta límites insospechados.


El castillo cuenta con 200 cuartos entre los que destacan llamativas estancias como la Sala del Trono, con 13 metros de altura, la Sala de los Cantores, que a pesar de su gran tamaño y su escenario no estaba dedicada a acoger fiestas de la corte, o bien el dormitorio del rey y la capilla, realizados en estilo neogótico.


El castillo por dentro pueden visitarse algunas zonas solamente, subir a una de sus torres y las vistas desde ahí son igual de espectaculares. Las visitas son todas guiadas y grupos reducidos. El castillo por dentro se mantiene intacto.


Ya de nuevo en la parte baja del castillo y para terminar con esta visita de cuento de hadas, un hermoso lago, con los Alpes de fondo, amplios bosques y pequeñas cabañitas donde se puede terminar el día comiendo algo, tomando un café o simplemente tomando un helado y contemplando nuevamente lo mágico de este lugar.


Estando ahí, uno ve un poco de lo que vio Walt Disney, de lo increíble del lugar y de las bellezas que se esconden en ese pequeño y alejado lugar de Alemania. Definitivamente es un lugar que debe de estar en tu lista de lugares por visitar.


44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo